Noticias

Seguros de responsabilidad civil frente a errores profesionales

Ahorro y Finanzas · 19 octubre 2021

Los seguros de responsabilidad civil (RC) cubren a empresas y trabajadores y permiten a los profesionales continuar ejerciendo en el caso de cometer algún error que ponga en riesgo su negocio.

Una entrega de mercancías defectuosa, errores en la prestación de servicios o daños derivados de la actividad en un local pueden salir muy caros e incluso poner a prueba la viabilidad de un negocio. Por muy bien que desempeñemos nuestro trabajo, no estamos exentos de recibir reclamaciones. El ejercicio de una profesión conlleva riesgo. El mal uso de maquinaria o de la propia tecnología, un cortocircuito o problemas de seguridad en los equipos o en las oficinas son solo ejemplos de los peligros del ejercicio de cualquier actividad. Pero podemos minimizar el impacto de una reclamación si gozamos de la protección de un seguro de RC profesional.

 

 

En caso de contar con un seguro de RC Profesional, éste asumirá el pago de las indemnizaciones por las reclamaciones

 

Contar con un seguro de responsabilidad civil permite a los profesionales ejercer su trabajo con total tranquilidad sabiendo que la póliza hará frente a los daños personales, materiales y consecuenciales que, involuntariamente, por sus errores u omisiones, hayan podido causar a sus clientes en el ejercicio de su labor, así́ como los perjuicios que se pudieran originar. En caso de contar con un seguro de RC, éste asumirá el pago de las indemnizaciones por las reclamaciones que realice un tercero como consecuencia de la responsabilidad en la que haya incurrido la empresa o sus empleados. La RC profesional deriva del concepto jurídico de Responsabilidad Civil, que basa su fundamento en el artículo 1902 del Código Civil: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado”.

Los seguros de RC Profesional protegen frente a los daños ocasionados debido a la realización de la actividad empresarial, ya sea durante la realización de la actividad o una vez entregados los servicios o trabajos prestados. Por ejemplo, una asesoría prepara y toda la documentación de un cliente para Hacienda, pero se olvida de entregar un documento que exime a la empresa de pagar impuestos. Hacienda exige el pago con los debidos intereses y la empresa demanda a la gestoría por negligencia a la hora de desarrollar su trabajo y no haber entregado la documentación requerida. Si la asesoría cuenta con una póliza de responsabilidad civil estará cubierta ante las reclamaciones.

 

Coberturas que incluyen

Las coberturas que incluyen este tipo de pólizas son: la responsabilidad civil, infidelidad de empleados, propiedad intelectual, pérdida de documentos, gastos y defensa jurídica, pago de fianzas, etc. Unas coberturas que pueden ampliarse más allá, de hecho, estas pólizas pueden ser productos muy completos siempre que se contraten de manera personalizada para cubrir los riesgos específicos de la propia profesión.  Para su contratación es necesario presentar la titulación académica correspondiente o, en algunos casos, la acreditación del colegio de profesionales que demuestre que el profesional está habilitado para ejercer su profesión.

 

Para muchos profesionales un seguro de responsabilidad civil es como un seguro de vida para su negocio

 

Contar con un seguro de RC no es obligatorio, no se exige en todas las empresas ni para todos los profesionales. Sí lo es en el caso de empresas con actividades de espectáculos u ocio, de restauración y hostelería, de transporte colectivo público y escolar o agencias de viaje, así como para profesionales sanitarios del ámbito privado, administradores concursales, corredores de seguros y abogados o intermediarios financieros, entre otros.

Aunque el seguro de RC no es obligatorio para todos los profesionales sí es muy recomendable. Para muchos negocios un seguro de responsabilidad civil es como un seguro de vida. Una protección que va dirigida a múltiples sectores y que se amolda a las necesidades específicas de cada actividad, ya que no asumen los mismos riesgos un abogado, un periodista o un gestor de fincas. Hay un seguro de RC para cada profesión y tipo de profesional. Por lo tanto, a la hora de emprender una actividad laboral es preciso reflexionar sobre cuales son los riesgos de su ejercicio y tener en cuenta cuáles son los seguros que la protegerán específicamente.

 

RC para directivos

Hay seguros de RC adaptados para directivos, altos cargos y administradores ya que éstos tienen una alta responsabilidad en sus funciones y están en contacto directo con documentos y datos privados de la empresa. Por eso, estos profesionales suelen contratar este seguro que les permite realizar sus funciones protegiendo su patrimonio personal. Así se cubren frente a reclamaciones si realizan actos incorrectos ejerciendo su cargo o ante daños producidos por la propia sociedad. Estas pólizas suelen cubrir, además de los gastos de consultoría externa, defensa jurídica, pago de indemnizaciones, constitución de finanzas, cuestiones relacionadas con el despido, acoso laboral o discriminación.

Los seguros de RC han ido adaptándose a las necesidades de un mercado laboral en el que prima la especialización. Su contratación ha crecido en los últimos años por dos factores: el endurecimiento de mercado debido al incremento de la siniestralidad y a una mayor demanda de este tipo de seguros en algunos sectores como puede ser el de las empresas tecnológicas. La pandemia de Covid-19 también ha demandado más RC sanitaria y nuevas coberturas como en el caso de la telemedicina. En la actualidad, en cuanto a volumen de negocio, los seguros de RC Profesional acaparan el 21,2% del total de primas del ramo, solo superados por los seguros de RC de Servicios, con el 22,7%, según los últimos datos hechos públicos por el Servicio de Estadísticas y Estudios del sector Seguros ICEA.

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!