Noticias

¿En efectivo o con tarjeta? A la hora de pagar, ¿qué medio es mejor para ahorrar?

Ahorro y Finanzas · 15 diciembre 2022

Una menor preocupación por el COVID-19 anima a los consumidores salir y a gastar más estas navidades, a pesar de que van a ser unas de las más caras de la historia. Según datos del INE, los productos de la cesta de la compra para los menús típicos de estas fechas han subido de media un 12,5%. Los turrones se han encarecido un 9%, el pescado y el marisco un 13,1% y el cordero un 10% y la previsión es que suban hasta un 10% más en los días clave de la Navidad.

A pesar de estar todo mucho más caro, los consumidores se han propuesto que la inflación no les amargue estas fiestas. Según el Estudio de Consumo Navideño 2022 en de la consultora Deloitte, el 40% de los españoles hará un mayor desembolso en sus compras navideñas. Cada hogar se gastará una media de 634 euros. Aunque este año los encuestados manifiestan su intención de ser más reflexivos y eficientes a la hora de comprar, buscando los mejores precios y planificando sus compras para encontrar los productos ideales.

 

El 45% de los consumidores utiliza las tarjetas de débito y prepago para realizar sus compras navideñas, y un 36% usan la de crédito

Las tarjetas son un método de pago muy utilizado para todas las transacciones en estas fechas, el 45% de los consumidores españoles utiliza las modalidades de débito y prepago para sus compras navideñas, y un 36% utiliza la tarjeta de crédito. Los nuevos métodos de pago por Internet -como pagos digitales o pagos con el móvil- duplicarán su uso en estas navidades. El efectivo que perdió mucha relevancia durante la pandemia recupera posiciones después de dos años, un 48% lo usará en alguna de sus compras, según los datos de Deloitte.

Es frecuente que en Navidades tiremos alegremente de tarjeta para abonar la mayoría de los gastos.  Aunque antes de hacerlo, debemos pararnos a reflexionar sobre si este es el medio de pago más adecuado para ahorrar. No es lo mismo pagar en efectivo que con tarjeta y dependiendo de cómo lo hagamos tendremos un mayor o menor control sobre los gastos.

 

Ventajas y desventajas de utilizar el efectivo

La principal ventaja de utilizar el efectivo es que el gasto que realizamos se limita a la cantidad que llevemos encima y si no tenemos suficiente dinero para realizar una compra, no la podremos hacer. Una interesante opción para aquellas personas que no pueden resistirse a las compras compulsivas que tanto daño hacen al ahorro. Con el efectivo, además, somos más conscientes del gasto que realizamos porque el dinero en metálico es real y podemos verlo y tocarlo. Con las tarjetas de crédito o débito, el dinero pasa a ser algo abstracto y nos cambia la perspectiva de lo que tenemos y lo que podemos gastar.

Entre sus desventajas que es un método de pago más inseguro. Existe un cierto riesgo de robo, sobre todo en estas fechas donde hay muchos amigos de lo ajeno. Por otro lado, en caso de uso indebido, es imposible rastrear quién ha estado detrás de la compra. Otra desventaja es que, el dinero en metálico es más difícil de controlar y si manejamos grandes cantidades de efectivo, tendremos que ejercer un mayor control sobre los números, además de estar todo el día yendo al cajero a sacar dinero.

 

Ventajas y desventajas de utilizar la tarjeta

Existen distintos tipos de tarjetas y es importante diferenciar entre las tarjetas de crédito y las de débito. Con las primeras podemos poner en jaque el presupuesto familiar al disponer de un dinero si las utilizamos de forma indebida. En las de débito, en cambio, el cargo se efectúa en el mismo momento de la compra, de modo que siempre sabemos cuál es nuestro saldo disponible. La elección de una u otra dependerá de las necesidades. Para los gastos del día a día lo más seguro es elegir una tarjeta de débito y para un gasto de un importe elevado la de crédito. También existen tarjetas de prepago que se cargan con un presupuesto que se puede ir gastando y son una buena opción, por ejemplo, si se tienen hijos para controlar sus gastos.

Las tarjetas son el método de pago más cómodo y seguro. Con la tarjeta podemos saber quién ha efectuado un cargo en un momento determinado y, en algunas, estar protegidos, porque incluyen seguros. Las tarjetas de crédito pueden sacarnos también de más un apuro en caso de contar con fondos suficientes y que necesitemos satisfacer un pago. Utilizando las tarjetas es más fácil, además, llevar un registro de los gastos realizados. Tenemos la posibilidad de revisar el estado de nuestras cuentas, identificar en qué partidas de gasto se van nuestros ingresos, lo que puede servir de ayuda para comprobar si se está cumpliendo con el presupuesto o no.

La desventaja es que, para algunas personas, las tarjetas de crédito y de débito son un foco de descontrol de gastos. Psicológicamente el uso de métodos alternativos al dinero con tarjetas, pago por móvil u online, diluye la responsabilidad y el esfuerzo que va asociado al dinero, haciendo que no seamos plenamente conscientes del verdadero valor de las cosas. El pago electrónico no nos crea un sentimiento de pérdida de propiedad como pasa con el dinero en efectivo.

Por tanto, ¿qué es mejor si queremos ahorrar? Como hemos visto, cada uno de los métodos de pago, tanto el efectivo como las tarjetas, tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Lo importante es conocerse uno mismo y encontrar el medio que nos funcione mejor y sobre todo hacer un uso de las tarjetas consciente y responsable.

 

 

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!