Noticias

El futuro es de los trabajadores híbridos

Bien-ESTAR · 15 noviembre 2021

Ni jornadas de cuatro días, ni de 35 horas, el futuro pasa por un modelo laboral híbrido que conjugue los beneficios del trabajo presencial con los del teletrabajo.

Los cambios en el entorno laboral en los últimos dos años han sido numerosos, y se resumen en una palabra que se repite en todas las empresas: flexibilidad. El teletrabajo durante la pandemia ha abierto los ojos a muchas compañías sobre los beneficios del trabajo híbrido frente a las normas laborales rígidas con largas jornadas presenciales que imperaban en nuestro país. La pandemia ha demostrado la capacidad a nivel global de los empleados de trabajar eficazmente de diferentes maneras y desde diferentes lugares.

 

El 65% de las empresas españolas están optando por un sistema que combine dos o tres días de teletrabajo a la semana y el resto en la oficina

En la actualidad, aunque algunas empresas se plantean la vuelta integral a las oficinas, la mayoría apuestan por modelos de trabajo híbrido que permitan volver de forma flexible y mantener turnos de teletrabajo para que cada trabajador combine en una misma semana laboral presencialidad y teletrabajo. Según el estudio Nuevas formas de trabajar. Reflexiones sobre el futuro, elaborado por la consultora Boston Consulting Group, de entre los diversos modelos de trabajo híbrido que existen, el 65% de las compañías españolas están optando o planean elegir un sistema que combine dos o tres días de teletrabajo a la semana y el resto en la oficina. Este mismo informe también señala que el 25% de las empresas ofrecen cuatro días en remoto a la semana y que sólo se acuda a las oficinas para temas muy específicos, mientras que el 10% no están abiertas a que se teletrabaje o, como mucho, que se trabaje en remoto un solo día a la semana.

El 63% de los directivos siguen considerando que en la oficina los trabajadores rinden mejor

Según analiza el estudio, los directivos que aún se muestran reticentes al teletrabajo tendrán que definir un modelo atractivo para los empleados si no quieren perder la batalla por el talento. Las nuevas formas de trabajar deben basarse en la confianza de los jefes en los trabajadores, la flexibilidad dentro del modelo definido y la escucha permanente. El 69% de los profesionales encuestados consideran que sus jefes deberían cambiar su mentalidad y medir la contribución de los empleados en función de los resultados obtenidos, y no de las horas empleadas. Una asignatura pendiente ya que el 63% de los directivos siguen considerando que en la oficina los trabajadores rinden mejor, según datos de la consultora Robert Walters.

 

Diferencias generacionales

En esta transición al teletrabajo las generaciones más jóvenes y las de mayor experiencia no coinciden sobre el impacto que el cambio de modelo laboral está teniendo en sus vidas. La encuesta MetLife Employee Benefit Trends Study 2021, pone de manifiesto que más de la mitad de los trabajadores de 20 a 29 años (51%), incluidos los jóvenes de la generación Z y los millennials, aseguran que su equilibrio entre el trabajo y la vida personal es mejor ahora que antes de la pandemia, mientras que solo una cuarta parte de los baby boomers opina lo mismo. Según la investigación de MetLife, los boomers afirman que los problemas de establecimiento de límites (33%) y la disminución de la socialización (42%), son la razón por la que ahora están más descontentos con su situación laboral. Por el contrario, los trabajadores más jóvenes dicen que la capacidad de pasar tiempo con su familia (40%) y trabajar en una mejor ubicación (30%) son los motivos por los que su conciliación laboral ha mejorado.

Los trabajadores más jóvenes prefieren la flexibilidad en el lugar de trabajo a tener un salario más alto

Las empresas deben considerar cuidadosamente estos detalles a medida que se empieza a reinventar la experiencia del lugar de trabajo de cara al futuro. Comprender las diferentes necesidades y valores de los empleados de las distintas generaciones será crucial para las organizaciones a la hora de abordar el bienestar de la plantilla. Los trabajadores más jóvenes, por ejemplo, prefieren la flexibilidad en el lugar de trabajo a tener un salario más alto, mientras que los baby boomers son más propensos a echar de menos las interacciones en persona con sus compañeros.

 

Nómadas digitales

El cambio en el modelo laboral ha venido de la mano de la digitalización. Las nuevas tecnologías están transformando el mundo del trabajo, y los empleados quieren los beneficios de vivir y trabajar cómo y dónde quieran. El teletrabajo ha ayudado a desestigmatizar la idea de desarrollar las tareas fuera de la oficina y ha permitido el auge y el desarrollo de una nueva `tribu´ laboral: los nómadas digitales. Son teletrabajadores que no realizan sus funciones en un domicilio próximo a la oficina, sino que apuestan por irse a otras ciudades, o, incluso países. Cada vez hay más personas tecleando desde el campo cuyas sedes laborales se encuentran situadas en grandes ciudades. Este estilo de vida ofrece una mayor autonomía personal, más oportunidades de viajar y permite conseguir un atractivo equilibrio entre vida personal y profesional.

El teletrabajo reduce los desplazamientos y ayuda a reducir la huella de carbono de las empresas

Los empleados se han dado cuenta de las horas perdidas en el traslado a una oficina en la que no necesitan estar. El teletrabajo reduce los desplazamientos y ayuda a reducir la huella de carbono de las empresas, apostando por una mayor sostenibilidad. La demanda para trabajar en remoto ha aupado también el coworking. El informe Global Coworking Growth Study 2020 de la consultora Coworking Resources sitúa a nuestro país como el cuarto en el mundo con más oficinas de este tipo. Los espacios de trabajo compartidos se han sumado a las nuevas realidades laborales, dando libertad al usuario y brindándole espacios que promuevan la creatividad y el networking.

El avance en los modelos laborales es imparable y ha obligado a que Gobiernos de todo el mundo lancen diferentes normativas que den un marco jurídico a estas nuevas realidades. España ha desarrollado la ley 10 / 2021 tramitada a raíz del Real Decreto 28 / 2020 que entró en vigor en octubre de 2020 que busca regular el teletrabajo, así como ofrecer incentivos para las empresas que se decanten por esta forma de trabajo.

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!