Noticias

Criptoactivos: si eres ‘millennial’, no dejes de leer estos 12 consejos

Ahorro y Finanzas · 15 noviembre 2021

En España se estima que el 9% de la población –cerca de 4 millones de ciudadanos– ya es inversora o usuaria de las criptomonedas. Se trata sobre todo de jóvenes atraídos por sus rentabilidades inmediatas que, sin embargo, están sujetas a mucha incertidumbre.

Últimamente todos hemos oído hablar de alguien que ha ganado un buen pellizco de dinero invirtiendo en criptodivisas, unos activos que desde su creación han experimentado una gran revalorización y que, según los expertos, van a seguir teniendo una tendencia alcista. La criptomoneda más conocida, el bitcoin ha experimentado una revalorización del 130% en el último año, pero hay muchas más como ether (ETH), dogecoin (DOGE), ADA o litecoin (LTC), entre otras, con elevadas rentabilidades. De hecho, hoy en día el número de monedas virtuales supera ampliamente las 1.300 en todo el mundo.

Las revalorizaciones de las divisas virtuales están llamando la atención de muchos inversores sin los conocimientos necesarios sobre criptomonedas ni información sobre las ventajas que ofrecen unas sobre otras. Esto hace que acudan al mercado a ciegas y terminen, tarde o temprano, perdiendo su inversión. La mayoría de ellos son millennials que prefieren invertir en estos activos digitales a hacerlo en productos financieros más convencionales. Esta mayor aceptación está provocando que actualmente, sean esas generaciones las más expuestas a los riesgos asociados a las criptomonedas.

En el mundo virtual se puede ganar mucho dinero, pero también es muy fácil perderlo, así que, hay que saber cómo hacerlo. Estos son algunos consejos para invertir de forma segura si nunca se ha operado con criptodivisas:

Informarse bien. El universo de las criptomonedas es inmenso y a la hora de invertir es necesario tener los conocimientos financieros suficientes y saber exactamente cuáles son los productos en los que estamos depositando nuestro dinero y qué riesgos estamos asumiendo. Si no lo tenemos claro, lo mejor es consultar con un experto que nos asesore.

Factor Riesgo. Invirtiendo en criptomonedas se puede ganar mucho dinero, pero también es muy fácil perderlo. Alrededor del mundo de las criptodivisas, se ha instalado la creencia de que, si inviertes 200 euros te haces rico, pero si se hace a ciegas y sin estar formado, es puro azar.

Si hay utilidad, hay valor. No hay que creer todo lo que se publica. Se debe investigar sobre la criptodivisa en la que se quiere invertir. Conocer cuál es su propuesta de valor y si tiene una utilidad que pueda llevar a una adopción en el mercado. ¿Por qué se creó la moneda? ¿Cuál es su función? ¿Cuántas personas están detrás? ¿Cuál es el modelo de seguridad?, etc.

No vender antes de tiempo. Estos activos son extremadamente volátiles y experimentan periodos de grandes altibajos. El bitcoin se ha revalorizado un 10.337% desde su creación. Eso quiere decir que, si alguien compró un bitcoin el 20 de octubre de 2017 y lo ha mantenido, su capital ha pasado de 574 euros a más de 56.000 euros. Pero si analizamos su evolución entre ambas fechas, veremos que ha sufrido periodos de grandes altibajos, y los inversores que abandonaron antes de tiempo han salido perjudicados.

No invertir más de lo que se puede perder. Una máxima en cualquier inversión (un trader profesional jamás invierte más del 1% de su capital en una operación), que en lo que respecta a dinero virtual, cobra aún mayor más valor ante el escenario volátil e incierto en el que se mueve. Las criptomonedas, al igual que las acciones, son inversiones de alto riesgo.

Acudir a plataformas legales. Hay varias plataformas donde comprar criptomonedas. Es importante elegir una que sea segura, sencilla, transparente y donde las comisiones estén claras. Es preferible optar por empresas verificadas a las que se les aplique, preferiblemente, la normativa del país donde se opere. Para consultar las criptomonedas legales existen páginas como Coinbase, Binance, World Coin Index o CoinMarketCap, entre otras.

‘Roboadvisors’. Si se quiere invertir, pero no complicarse con la gestión, una buena opción son los roboadvisors, gestores automatizados que permiten dar los primeros pasos de manera fácil y segura.

Cuidado con las claves. Las plataformas de inversión en criptomonedas han sido blanco de numerosos ataques en los últimos meses. Es conveniente utilizar un cold wallet (billetera fría) que es uno de los dispositivos más seguros que existen y que permite evitar que otras personas accedan a las claves de forma remota y se apoderen de nuestra cartera.

Comprar por fracciones. Al comprar una criptomoneda, se consigue al cambio lo que alcanza el dinero aportado. La mayoría permiten invertir en ellas hasta 8 decimales, por lo que no necesariamente se debe comprar uno completo. Esto permite realizar inversiones no tan grandes e ir aprovechando los avances de la cotización sin arriesgar demasiado capital. Los decimales se llaman satoshis. Por ejemplo: 1 satoshi = 0,00000001 bitcoins.

No `poner todos lo huevos en la misma cesta´. Es conveniente diversificar la cartera de inversión y no apostar solo por una criptomoneda. Es un consejo básico para no exponerse a pérdidas extremas asociadas al elevado riesgo.

No obsesionarse con el mercado. Hay que tener en cuenta que el mercado de las criptodivisas fluctúa constantemente y no hay que pasar horas sentados frente al ordenador mirando la cotización constantemente.

Conocer las consecuencias fiscales. Las criptomonedas no están exentas de impuestos. Por ello se debe analizar el escenario fiscal de cada país para no llevarse sorpresas. Tributan en España como incremento/decremento patrimonial y así hay que hacerlo constar en la declaración de la renta. Del mismo modo que tributan las acciones o los fondos, el inversor debe hacer constar sus operaciones siempre que haya un intercambio con resultado positivo o negativo.

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!