Noticias

Cómo hacer un mejor uso de los electrodomésticos para reducir el gasto energético y el importe de la factura

Ahorro y Finanzas · 19 octubre 2022

Con la llegada del otoño, llega también la bajada de las temperaturas y de las horas de luz solar, con el consiguiente aumento del gasto en calefacción y electricidad. Un mayor consumo energético que se traduce en un incremento del precio en la factura.

El coste de la energía tiene cada vez un mayor peso en la economía familiar, sobre todo teniendo en cuenta su encarecimiento en los últimos meses como consecuencia de la guerra en Ucrania. En este escenario, conocer la cantidad de electricidad que consumimos por cada aparato y cómo darle un mejor uso se convierte en la única manera de conseguir ahorrar en el recibo, una propuesta que os hacemos en el Día Internacional del Ahorro de la Energía.

 

Con cambiar algunos hábitos podemos reducir entre 10-50% consumo de cada electrodoméstico y ahorrar 256 euros al año

 
Los electrodomésticos consumen la mayor parte de la energía de una vivienda. Según los datos de Red Eléctrica de España, el consumo eléctrico medio que generan se sitúa en torno al 66% del gasto de la factura anual. Los electrodomésticos que consumen más en una casa son la nevera (662 kWh al año de media), el congelador (563 kWh), la televisión (263 kWh), la lavadora (255 kWh), la secadora (255 kWh) y el lavavajillas (246 kWh). No obstante, estos valores pueden variar en función de la eficiencia del aparato y del uso que hagamos de él.

Los expertos de la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, aseguran que con prestar un poco de atención y cambiar algunos hábitos podemos reducir entre 10-50% el consumo de cada electrodoméstico y ahorrar hasta 256 euros al año de electricidad.

Estos son los electrodomésticos según la OCU que más energía consumen y como conseguir reducir su gasto energético:

Frigorífico. Es el electrodoméstico que más consume. Según datos de REE, este aparato gasta un 14% de la energía total de una vivienda.

Consejos de ahorro:

  • Aprovechar al máximo el volumen de la nevera, pero sin llegar a comprimir los alimentos.
  • No instalar el frigorífico cerca del horno, de un radiador o de una ventana soleada y comprobar que el aire circula por detrás.
  • Ajustar el termostato entre 4-6 ˚C.
  • Si la nevera acumula escarcha hay que descongelarla.
  • No dejar la puerta abierta mucho rato.

Porcentaje medio de ahorro: 30%
Ahorro anual: 41 euros

 

Termo eléctrico. Es el segundo electrodoméstico de la casa que más luz consume al cabo del mes. Calentar agua con un termo eléctrico cuesta entre 0,02€ / 0,08€ por cada litro. Una persona gasta de media 30 litros de agua caliente cada vez que se ducha, lo que se traduce en un coste de entre 3,5 y 8€ al mes.

Consejos de ahorro:

  • No instalar el termo en la terraza, el sótano o el garaje.
  • Aislar el termo y las tuberías con lana de roca.
  • No ajustar la temperatura a más de 60 ˚C.
  • Colocar un enchufe programador para calentar el agua durante las horas que la tarifa es más barata.
  • Desenchufarlo si no se va a usar en 24 horas.

Porcentaje medio de ahorro: 10%
Ahorro anual en euros: 68 euros

 

Horno. El horno es un elemento esencial presente en cualquier cocina y representa un 7% del consumo total de electricidad. Es otro de los electrodomésticos que más gasta debido a la generación de calor.

Consejos de ahorro:

  • No precalentar el horno durante mucho tiempo y apagarlo 5-10 minutos antes de acabar la cocción.
  • No abusar de la función grill.
  • No colocar el horno cerca de la nevera o, en su defecto, poner un aislante que separe ambos electrodomésticos.
  • Tratar de abrir la puerta lo menos posible.
  • Hornear varios alimentos al mismo tiempo.

Porcentaje medio de ahorro: 50%
Ahorro anual: 21 euros

 

Lavadora. Una vivienda compuesta por cuatro personas, que utilicen la lavadora cuatro veces a la semana, pagará 51€ anuales por su uso. El 80% del gasto en energía de este aparato proviene del calentamiento del agua; por este motivo es aconsejable lavar a baja temperatura.

Consejos de ahorro:

  • Separar la ropa por colores y en función de lo sucia que esté.
  • Usar el programa ECO y más frío posible.

Porcentaje medio de ahorro: 40%
Ahorro anual en euros: 19 euros

 

Secadora. Es otra de las grandes consumidoras de energía del hogar. El gasto anual que conlleva la secadora en una familia, que la utilice cuatro veces por semana, asciende a los 42€.

Consejos de ahorro:

  • Seleccionar el centrifugado más rápido en la lavadora.
  • Si se va a planchar la ropa, finalizar el programa de secado antes.
  • Limpiar las pelusas del filtro y del condensador.
  • Llenar el tambor totalmente, pero respetando siempre la carga máxima.

Porcentaje medio de ahorro: 25%
Ahorro anual en euros: 14 euros

 

Lavavajillas. El gasto anual que supone este aparato eléctrico, en la vivienda de una familia con un consumo medio, es de 30 euros. La mayor parte de su gasto energético tiene lugar durante el calentamiento de agua, como ocurre con otros electrodomésticos.

Consejos de ahorro:

  • Usar el programa económico (50-55 ˚C) en vez del normal a 65 ˚C.
  • Utilizar el programa de lavado intenso solo cuando la vajilla esté muy sucia.
  • Esperar a llenar el lavavajillas por completo para ponerlo en marcha.
  • Si se instalan paneles solares en casa, elegir uno que admita entrada de agua caliente.
  • Limpiar el filtro a menudo.

Porcentaje medio de ahorro: 20%
Ahorro anual en euros: 13 euros

 

Vitrocerámica. Una vitrocerámica consume entre 1.200 y 2.500 W/h de media. Suponiendo que se use una hora al día, el consumo estaría entre 438 KWh-900 KWh/año. Si esto lo traducimos a euros, el coste al año de la vitrocerámica estaría entre 52 y 108 euros.

Consejos de ahorro:

  • Usar cacerolas del mismo tamaño que la placa y procurar taparlas para que se mantenga más el calor.
  • Apagar la cocina un poco antes de terminar la cocción.
  • Sacar los alimentos de la nevera un rato antes de cocinarlos.
  • Bajar la calefacción mientras se cocina.

Porcentaje medio de ahorro: 50%
Ahorro anual: 20 euros

 

Y además…

Cambiar los electrodomésticos por otros más eficientes. La vida de un electrodoméstico ronda los 12 años para grandes aparatos como lavadoras o lavavajillas, y entre 8-9 años para los pequeños como el aspirador o el microondas.

Evitar el consumo fantasma. Desenchufar los aparatos cuando no se utilizan o contar con regletas que lo faciliten. Esto incluye también los cargadores de móvil o portátil. El consumo en stand-by de una familia puede equivaler a unos 112 euros al año, aproximadamente 375 kWh/año. En una familia con muchos electrodomésticos, esto puede incrementarse hasta 610 kWh/año, unos nada despreciables 183 euros.

Pequeños electrodomésticos. El microondas, la cafetera, la aspiradora o la plancha, aunque pequeños, son de los que más consumen, ya que, a pesar de tener una potencia baja, originan calor. Según Red Eléctrica de España, estos electrodomésticos representan el 27% del gasto total en energía de una vivienda.

Revisar la tarifa y la potencia. Comprobar qué tarifa eléctrica tenemos y la potencia contratada, igual reduciéndola en 1 kW hay suficiente energía para toda la casa y esto puede ayudar a ahorrar unos 50 euros.

Apostar por el autoconsumo. Producir nuestra propia energía eléctrica a partir de la instalación de kits fotovoltaicos. Esta iniciativa puede suponer un ahorro de casi 700 euros anuales en el caso de aquellas familias que consumen unos 5.700 kW/h al año.

 

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!