Noticias

10 trucos para ahorrar y sacarle el máximo partido a las vacaciones

Ahorro y Finanzas · 13 julio 2022

El periodo estival es época de gasto, después de todo el año trabajando queremos disfrutar de unas buenas vacaciones. Cuando todo el mundo sueña con hacer ese viaje tan esperado tras la pandemia, nos enfrentamos a unos precios de la gasolina, hoteles, bebidas, comida y transporte por las nubes. En el que iba a ser el verano de la vuelta a la normalidad, la inflación se ha disparado. Según un análisis del comparador Rastreator, viajar una semana en agosto este año sale un 24% más caro que el verano pasado y un 56% que en 2020.

A pesar de que nos enfrentamos a uno de los veranos más caros de la historia, el 88% de los españoles tiene previsto salir de vacaciones. Cada español gastará 610 euros de media, casi 50 euros más con respecto al año pasado, aunque todavía muy por debajo de los 714 euros de 2019, antes del estallido de la crisis sanitaria, según un informe del Observatorio Nacional de Turismo, que señala además que “la búsqueda del máximo ahorro“ es una de las claves de la temporada.

Pero, aunque reducir gastos en verano parece imposible, podemos exprimir al máximo el presupuesto si aplicamos estas pautas de consumo para optimizar el gasto en vacaciones:

Elige bien el destino. La elección del destino puede suponer un importante ahorro. Viajar por España sale más económico que fuera de nuestras fronteras. Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria y Sevilla son las tres opciones más asequibles para viajar estas vacaciones, según el estudio anteriormente citado de Rastreator. En el lado opuesto, Cádiz, Gijón y Palma de Mallorca, se encuentran entre las ciudades más caras, con unos precios hasta un 63% por encima de la media.

Evita las fechas más concurridas. Si el trabajo nos lo permite alejarnos de las fechas más transitadas en vacaciones nos supondrá un importante ahorro. La diferencia de precio entre irnos de vacaciones la semana más barata de la temporada estival (la segunda de septiembre) y marcharnos durante la más cara (la última de julio) puede diferir hasta un 35%, según datos de Skyscanner.

Llena el depósito con antelación. El precio de la gasolina sube cuando se acercan períodos vacacionales, como principios del mes agosto o el puente del día 15. Por eso, siempre que podamos, es preferible llenar el depósito con antelación para evitar pagar de más por el combustible. Podemos comparar precios entre gasolineras y elegir la más barata para llenarlo, el margen de ahorro puede oscilar 8% y el 15%, según datos de la app GasAll. Implementar medidas de conducción eficiente, como elegir la marcha más adecuada para circular, vigilar el peso del coche y el estado de los neumáticos o arrancar el motor sin pisar el acelerador nos ahorrará de media, un 15% en combustible, según datos del Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía (IDAE).

Apartamento mejor que hotel. Alojarse en un hotel tiene la ventaja de no tener que ocuparse de las tareas domésticas y que nos lo den todo hecho, pero no es la forma de alojamiento más económica. Al gasto de la habitación, al no disponer de cocina, hay que sumarle los desayunos, comidas y cenas y esto resulta una gran desventaja. Cambiar el hotel por un apartamento nos permitirá meter un buen tijeretazo al coste de las vacaciones.

Compra los de billetes de avión y tren con antelación. Planear un viaje con antelación es uno de los mejores métodos para ahorrar costes. Si vamos a viajar en tren comprando los pasajes dos meses antes, podemos ahorrar hasta un 70%. Asimismo, es importante tener en cuenta que los billetes siempre serán más caros en fines de semana y horas punta que entre semana, así como en fechas señaladas como festivos y puentes. Si los billetes son de avión podemos ahorrar hasta un 84% sacándolos con antelación. Si el destino es europeo, comprar los vuelos por lo menos dos meses antes; si el vuelo es de larga distancia como Norteamérica o Asia, seis meses antes; y si el destino elegido es Latinoamérica, 10 meses antes, según estimaciones de Skycanner.

Evita pagar por exceso de equipaje en el avión. Pesar el equipaje antes de salir de casa para asegurarnos de que cumplimos con los límites establecidos por la compañía. De no hacerlo, los cargos oscilan entre los 50 y los 150 euros. Es esencial que prestar atención al tipo y número de bultos que se pueden llevar en cabina: por ejemplo, si podemos llevar una maleta “de mano” y, además, alguno más pequeño, como un bolso o mochila.

Uso de teléfono e internet. Si viajamos a la Unión Europea ya que desde 2017 los ciudadanos comunitarios no tenemos que pagar de más por usar el móvil. Sin embargo, si viajamos a otro destino, es importante revisar las tarifas que aplica nuestro operador para decidir entre contratar una tarifa específica para llamar desde países no comunitarios o comprar una tarjeta SIM de un operador local cuando lleguemos a nuestro destino. Y para usar internet utilizar siempre redes WIFI gratuitas o comprar una tarjeta SIM de una teleco local para conectarnos desde el móvil a un precio económico.

Si tienes que cambiar moneda. Es mejor evitar cambiar dinero en efectivo en el banco o en una casa de cambio, pues acabaremos pagando una comisión además de un tipo de cambio poco ventajoso. Lo ideal es pagar lo máximo posible con tarjeta, siempre que no tenga cargos ocultos ni comisiones por cambio de divisas. Cuando sea estrictamente necesario, podemos sacar algo de efectivo en el destino en moneda local, procurando utilizar una tarjeta que no aplique cargos.

Evita sacar dinero en otra sucursal que aplique comisiones. Desde hace ya varios años se han reducido las posibilidades de sacar dinero gratis en cajeros que no sean de nuestro propio banco. Por tanto, antes de viajar, lo mejor es consultar cuántas sucursales tiene nuestra entidad en el destino o en qué otras entidades podemos disponer de efectivo sin pagar comisiones.

Viajar seguros. Contar con coberturas como un seguro de salud, un seguro de vida, un seguro de accidentes o de viaje que incluya protección por daños en el equipaje, retraso o cancelación de vuelos, pérdida de maletas y robo, o gastos médicos en el extranjero, nos ahorrará grandes descalabros en caso de que ocurra algún contratiempo. Contratar un seguro puede  parecer un gasto prescindible, pero es un pequeño añadido en el presupuesto de viaje que se transforma en una gran inversión y que puede ser crucial en caso de un suceso grave, especialmente en algunos países donde las facturas de los hospitales pueden ser extremadamente caras.

 

Para más información sobre protección: Avanza Previsión, tu nueva aseguradora

 

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!